Medicamentos

PAXIL CR - Laboratorio Gsk

Laboratorio Gsk Medicamento / Fármaco PAXIL CR

Composición.

Las formulaciones PAXIL CR 12,5mg y 25mg en tabletas contienen clorhidrato de paroxetina, equivalente a 12,5mg y 25mg de paroxetina base, respectivamente.

Indicaciones.

Tratamiento del trastorno depresivo grave. Tratamiento del trastorno de pánico, con o sin agorafobia. Tratamiento del trastorno de ansiedad social/fobia social. No se ha evaluado la eficacia de la formulación PAXIL CR en tabletas en el tratamiento a largo plazo del trastorno de ansiedad social/fobia social. Por lo tanto, si la formulación PAXIL CR en tabletas va a emplearse en el tratamiento del trastorno de ansiedad social/fobia social durante períodos extensos, el médico debe reevaluar periódicamente la utilidad a largo plazo de la formulación PAXIL CR en cada uno de los pacientes. Niños y adolescentes (menores de 18 años de edad): todas las indicaciones:el uso de la formulación PAXIL CR no se indica en niños o adolescentes menores de 18 años de edad. La eficacia de la formulación PAXIL CR en tabletas no ha sido estudiada en niños o adolescentes menores de 18 años de edad; sin embargo, los estudios clínicos controlados realizados con la formulación PAXIL IR en tabletas, en niños y adolescentes con trastorno depresivo grave, no han podido demostrar eficacia, por lo que no respaldan el uso de PAXIL en el tratamiento de la depresión en esta población. La seguridad y la eficacia de PAXIL no han sido estudiadas en niños menores de 7 años de edad.

Dosificación.

Adultos:la formulación PAXIL CR en tabletas debe administrarse como una sola dosis diaria, de ordinario en la mañana, con o sin alimentos. Se debe informar a los pacientes que las tabletas de PAXIL CR no deben masticarse ni destruirse, sino deglutirse enteras. Trastorno depresivo grave:la dosis inicial recomendada consiste en 25mg/día. Es posible que algunos pacientes que no responden a la dosis de 25mg se vean beneficiados al realizarse aumentos en la dosificación con incrementos de 12,5mg/día, hasta un máximo de 62,5mg/día, de acuerdo a la respuesta del paciente. Los cambios en la dosificación deben realizarse a intervalos de al menos una semana. Al igual que con todos los fármacos antidepresivos, se debe revisar y ajustar la dosificación, cuando sea necesario, dentro de las 2 o 3 semanas posteriores a la iniciación de la terapia; y en lo sucesivo si se considera clínicamente adecuado. Los pacientes que padecen depresión deben recibir tratamiento durante un período suficiente con el fin de asegurar que se encuentren libres de síntomas. Este período puede ser de varios meses. Trastorno de pánico:los pacientes deben iniciar el tratamiento con 12,5mg/día, y aumentar la dosis semanalmente con incrementos de 12,5mg/día, de acuerdo con la respuesta del paciente. Es posible que algunos pacientes se vean beneficiados al realizarse aumentos en su dosificación hasta un máximo de 75mg/día. Se recomienda administrar una dosis inicial baja, con el fin de minimizar el agravamiento potencial de la sintomatología del pánico, lo cual generalmente se reconoce que se presenta de manera temprana en el tratamiento de este trastorno. Los pacientes que padecen trastorno de pánico deben recibir tratamiento durante un período suficiente con el fin de asegurar que se encuentren libres de síntomas. Este período puede ser de varios meses, o aun mayor. Trastorno de ansiedad social/fobia social: la dosis inicial recomendada consiste en 12,5mg diarios. Es posible que algunos pacientes que no responden a la dosis de 12,5mg se vean beneficiados al realizarse aumentos en la dosificación, con incrementos de 12,5mg/día según se requieran, hasta un máximo de 37,5mg/día, de acuerdo con la respuesta del paciente. Los cambios en la dosificación deben realizarse a intervalos de al menos una semana. Información general: pacientes de edad avanzada:en los sujetos de edad avanzada se presentan aumentos en las concentraciones plasmáticas de paroxetina, pero el intervalo de concentraciones coincide parcialmente con el observado en sujetos más jóvenes. Se debe iniciar la dosificación con 12,5mg/día, y se puede aumentarla hasta alcanzar 50mg/día. Niños y adolescentes (menores de 18 años de edad):el uso de la formulación PAXIL CR no se indica en niños o adolescentes menores de 18 años de edad (ver Indicaciones y Advertencias). Insuficiencia renal/hepática:en los pacientes con insuficiencia renal severa (depuración de creatinina < 30ml/min), o en aquellos que padecen insuficiencia hepática, se producen aumentos en las concentraciones plasmáticas de paroxetina. Se debe restringir la dosificación al límite inferior del intervalo. Suspensión de la terapia con PAXIL:al igual que con otros medicamentos psicoactivos, por lo general debe evitarse la suspensión abrupta del tratamiento (ver Advertencias y Reacciones adversas). El régimen en fase de reducción progresiva que se empleó en pruebas clínicas recientes, implicó una reducción en la dosis diaria de 10mg/día (equivalente a 12,5mg/día en tabletas CR) a intervalos semanales. Cuando se alcanzó una dosis diaria de 20mg/día (equivalente a 25mg/día en tabletas CR), los pacientes continuaron con esta dosis durante una semana, antes de suspenderse el tratamiento. Si se producen síntomas intolerables después de reducir la dosificación o al suspender el tratamiento, entonces, puede considerarse el restablecimiento de la dosis previamente prescrita. Subsiguientemente, es posible que el médico siga disminuyendo la dosificación, pero a una velocidad más gradual.

Contraindicaciones.

Hipersensibilidad conocida a la paroxetina y a los excipientes. La formulación PAXIL CR en tabletas no debe emplearse en combinación con inhibidores de la monoaminooxidasa (MAO), ni dentro de las dos semanas posteriores a la terminación del tratamiento con éstos. De igual manera, no se debe introducir una terapia con inhibidores de la MAO dentro de un plazo de 2 semanas posterior a la suspensión de la terapia con la formulación PAXIL CR en tabletas (ver Interacciones). La formulación PAXIL CR en tabletas no debe emplearse en combinación con tioridazina, ya que al igual que con otros fármacos inhibidores de la enzima hepática CYP450 2D6, la paroxetina es capaz de elevar los niveles plasmáticos de tioridazina (ver Interacciones). La administración de tioridazina como monofármaco puede conducir a una prolongación del intervalo QTc, con arritmia ventricular grave asociada, como torsades de pointes(taquicardia ventricular polimorfa en entorchado) y muerte súbita. La formulación PAXIL CR en tabletas no debe emplearse en combinación con pimozida (ver Interacciones).

Reacciones adversas.

Algunos de los efectos adversos que se listan a continuación pueden disminuir en intensidad y frecuencia de ocurrencia al continuar con el tratamiento, por lo que generalmente no conducen a la suspensión de la terapia. Trastornos sanguíneos y del sistema linfático: no común:hemorragia anormal, predominantemente de la piel y las membranas mucosas (principalmente equimosis). Muy raro:trombocitopenia. Trastornos del sistema inmunitario: muy raros: reacciones alérgicas (que incluye urticaria y angioedema). Trastornos endocrinos: muy raro:síndrome de secreción inadecuada de la hormona antidiurética (SIADH, por sus siglas en inglés). Trastornos metabólicos y nutricionales: común:disminución del apetito. Raro:hiponatremia. Los casos comunicados de hiponatremia han tenido lugar predominantemente en pacientes de edad avanzada. Este efecto en ocasiones se debe al síndrome de secreción inadecuada de la hormona antidiurética (SIADH). Trastornos psiquiátricos: comunes:somnolencia, insomnio, agitación. No comunes:confusión, alucinaciones. Raros:reacciones maníacas. Existe la posibilidad de que estos síntomas se deban a la enfermedad subyacente. Trastornos del sistema nervioso: comunes:mareos, temblores. No comunes:trastornos extrapiramidales. Raros:convulsiones, acatisia. Muy raro:síndrome serotoninérgico (los síntomas pueden incluir agitación, confusión, diaforesis, alucinaciones, hiperreflexia, mioclonía, taquicardia con escalofríos y temblores). Se han recibido comunicaciones de trastornos extrapiramidales que incluyen distonía bucofacial, en pacientes que en ocasiones presentan trastornos psicomotores subyacentes, o que se encontraban bajo terapia neuroléptica. Trastornos oculares: común:visión borrosa. Muy raro:glaucoma agudo. Trastornos cardíacos: no común:taquicardia sinusal. Trastornos vasculares: no comunes:aumentos o decrementos transitorios en la tensión arterial. Han surgido comunicaciones de aumentos o decrementos transitorios de la tensión arterial posteriores al tratamiento con paroxetina, que de ordinario se presentan en pacientes con hipertensión o ansiedad preexistentes. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: común:bostezos. Trastornos gastrointestinales muy común:náuseas. Comunes:estreñimiento, diarrea, resequedad de la boca. Muy raro:hemorragia gastrointestinal. Trastornos hepatobiliares: raro:elevación en los niveles de enzimas hepáticas. Muy raro:eventos hepáticos (como hepatitis, en ocasiones asociada con ictericia o insuficiencia hepática, o con ambos trastornos). Se han producido comunicaciones de elevaciones en los niveles de enzimas hepáticas. En muy raras ocasiones, también se han recibido comunicaciones, posteriores a la comercialización, de eventos hepáticos (como hepatitis, en ocasiones asociada con ictericia o insuficiencia hepática, o con ambos trastornos). Se debe considerar la necesidad de suspender la administración de paroxetina si se presenta alguna elevación prolongada en los resultados de las pruebas de función hepática. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: común:sudoración. No común:exantema. Muy raros:reacciones de fotosensibilidad. Trastornos renales y urinarios: no comunes:retención urinaria, incontinencia urinaria. Trastornos mamarios y del aparato reproductor: muy común:disfunción sexual. Raros:hiperprolactinemia / galactorrea. Trastornos generales y en el sitio de administración: común:astenia. Muy raro:edema periférico. Síntomas que se observan al suspender el tratamiento con paroxetina: comunes:mareos, trastornos sensitivos, trastornos del sueño, ansiedad, cefalea. No comunes:Agitación, náuseas, temblores, confusión, sudoración, diarrea. Como ocurre con muchos medicamentos psicoactivos, la suspensión de la terapia con PAXIL (en particular cuando es abrupta) puede ocasionar la aparición de síntomas como mareos, trastornos sensitivos (que incluyen parestesia, sensaciones de choque eléctrico y acúfenos), trastornos del sueño (incluyen sueños intensos), agitación o ansiedad, náuseas, cefalea, temblores, confusión, diarrea y sudoración. En la mayoría de los pacientes estos eventos son de grado leve a moderado y de resolución espontánea. Aparentemente, ningún grupo particular de pacientes se encuentra en mayor riesgo de presentar estos síntomas; por lo tanto, es aconsejable que cuando ya no se requiera el tratamiento con paroxetina, se realice una suspensión gradual de la dosis disminuyéndola progresivamente (ver Dosificación y Advertencias). Efectos adversos de las pruebas clínicas pediátricas:en las pruebas clínicas pediátricas se comunicaron los siguientes efectos adversos, con una frecuencia de ocurrencia de cuando menos un 2% de pacientes y a una tasa de cuando menos el doble que la del placebo: inestabilidad emocional (incluyendo autoagresión, pensamientos suicidas, intento de suicidio, llanto y fluctuaciones del estado de ánimo), hostilidad, disminución del apetito, temblores, sudoración, hipercinesia y agitación. Los pensamientos suicidas y los intentos de suicidio se observaron principalmente en las pruebas clínicas realizadas en adolescentes con trastorno depresivo grave. Los casos de hostilidad se presentaron particularmente en niños con trastorno obsesivo compulsivo y, en especial, en menores de 12 años de edad. En aquellos estudios en los que se empleó un régimen de reducción progresiva de la dosis (reducción de la dosis diaria en 10mg/día, a intervalos semanales, a una dosis de 10mg/día administrados durante una semana), los síntomas que se comunicaron durante la fase de reducción progresiva de la dosis o al suspender el tratamiento con PAXIL, con una frecuencia de ocurrencia de cuando menos un 2% de pacientes y a una tasa de cuando menos el doble que la del placebo, fueron: inestabilidad emocional, nerviosismo, mareos, náuseas y dolor abdominal (ver Advertencias).

Advertencias.

Niños y adolescentes (menores de 18 años de edad):el tratamiento con agentes antidepresivos se asocia con un aumento en el riesgo de surgimiento de pensamientos y comportamientos suicidas en niños y adolescentes que padecen trastorno depresivo grave y otros trastornos psiquiátricos. En pruebas clínicas realizadas con PAXIL en niños y adolescentes, los efectos adversos que se relacionaron con tendencias suicidas (intentos de suicidio y pensamientos suicidas) y hostilidad (predominantemente agresión, conducta opositora e ira) se observaron con mayor frecuencia en los pacientes tratados con PAXIL que en los tratados con placebo (ver Reacciones adversas). Se carece de datos de seguridad a largo plazo en niños y adolescentes, concernientes al crecimiento, maduración y desarrollos cognoscitivo y conductista. Agravamiento clínico y riesgo de suicidio asociados con trastornos psiquiátricos:es posible que los pacientes deprimidos experimenten un agravamiento de sus síntomas depresivos o ideación y comportamientos suicidas (tendencias suicidas), o ambas cosas, independientemente de si se encuentran o no bajo tratamiento con medicamentos antidepresivos. El riesgo persiste hasta que se presenta una remisión significativa. Debido a que es posible que los pacientes no muestren alguna mejoría durante las primeras semanas o más de tratamiento, deben ser vigilados estrechamente con el fin de determinar agravamiento clínico (que incluye el desarrollo de nuevos síntomas) y tendencias suicidas, especialmente al inicio de un ciclo de tratamiento, o en el momento de realizar cambios en la dosificación, ya sean aumentos o decrementos. La experiencia clínica general existente con todas la terapias antidepresivas indica un posible aumento del riesgo de suicidio en los pacientes que se encuentran en las primeras etapas de recuperación. También es posible que otros trastornos psiquiátricos, para los cuales se prescribe PAXIL, se asocien con un aumento en el riesgo de comportamiento suicida. Además, estos trastornos pueden ser morbilidades asociadas con algún trastorno depresivo grave. Por lo tanto, cuando se trate a pacientes con otros trastornos psiquiátricos, deben tomarse las mismas precauciones que las que se tienen al tratar con PAXIL a pacientes que padecen trastornos depresivos graves. Los pacientes con antecedentes de comportamiento o pensamientos suicidas, adultos jóvenes y aquellos pacientes que exhiben algún grado significativo de ideación suicida antes de comenzar el tratamiento, se encuentran en un mayor riesgo de experimentar pensamientos o intentos de suicidio, por lo que deben ser vigilados cuidadosamente durante el tratamiento. Se debe advertir a los pacientes (y a los que los cuidan) que es necesario establecer una vigilancia para determinar cualquier agravamiento de su enfermedad (incluye el desarrollo de nuevos síntomas) y/o el surgimiento de ideación/comportamiento suicida o pensamientos de autoagresión, así como buscar asesoría médica en forma inmediata, en caso de que se presenten estos síntomas. Se debe reconocer el hecho de que la iniciación de algunos síntomas, como agitación, acatisia o manía, puede estar relacionada con el estado de la enfermedad subyacente o con la terapia medicamentosa (ver Acatisia y Trastorno maníaco y bipolar; Reacciones adversas). Se debe considerar la posibilidad de modificar el régimen terapéutico, que incluye la posible suspensión de la administración del medicamento, en aquellos pacientes que experimenten un agravamiento clínico (incluyen el desarrollo de nuevos síntomas) y/o el surgimiento de ideación/comportamiento suicida, especialmente si estos síntomas son severos, de iniciación abrupta, o no eran parte de los síntomas que presentaba el paciente. Acatisia:en raras ocasiones, se ha asociado el uso de PAXIL, u otros ISRS, con el desarrollo de acatisia, la cual se caracteriza por una situación interna de inquietud y agitación psicomotora, como incapacidad de sentarse o estarse quieto, que de ordinario se asocia con molestias subjetivas. Es muy probable que este padecimiento se presente dentro de las primeras semanas de tratamiento. Síndrome serotoninérgico/síndrome neuroléptico maligno:en raras ocasiones existe la posibilidad de que se presente un desarrollo de eventos similares al síndrome serotoninérgico, o al síndrome neuroléptico maligno, asociados con el tratamiento con PAXIL, en particular cuando se administra en combinación con otros fármacos serotoninérgicos o neurolépticos, o ambos. Como estos síndromes pueden dar lugar a trastornos potencialmente mortales, en caso de que se presenten estos eventos (caracterizados por agrupamientos de síntomas, como hipertermia, rigidez, mioclonía, inestabilidad autonómica con posibles fluctuaciones rápidas de los signos vitales, cambios en el estado mental que incluyen confusión, irritabilidad, agitación extrema que progresa a delirio y coma), debe suspenderse el tratamiento con PAXIL e iniciarse un tratamiento sintomático de soporte. La formulación PAXIL no debe emplearse en combinación con precursores de la serotonina (como L-triptófano, oxitriptano), debido al riesgo de ocurrencia del síndrome serotoninérgico (ver Contraindicaciones e Interacciones). Trastorno maníaco y bipolar:existe la posibilidad de que un episodio depresivo grave sea la presentación inicial de un trastorno bipolar. Es de consenso general (aunque no se encuentre establecido en las pruebas controladas) que al tratar un episodio de este tipo con un agente antidepresivo solo, es posible que aumente la probabilidad de precipitación de algún episodio mixto/maníaco en pacientes en riesgo de padecer trastorno bipolar. Antes de iniciar el tratamiento con algún antidepresivo deben realizarse pruebas adecuadas de detección en los pacientes, con el fin de determinar si se encuentran en riesgo de presentar trastorno bipolar; estas pruebas de detección deben incluir un historial psiquiátrico detallado, incluyendo un historial familiar de suicidios, trastorno bipolar y depresión. Cabe señalar que no se ha aprobado el uso de paroxetina en el tratamiento de la depresión bipolar. Al igual que con todos los agentes antidepresivos, la paroxetina debe emplearse con precaución en los pacientes con antecedentes de manías. Inhibidores de la monoaminooxidasa:el tratamiento con PAXIL CR debe iniciarse cautelosamente, por lo menos 2 semanas después de terminar el tratamiento con inhibidores de la MAO; la dosis de PAXIL CR debe aumentarse gradualmente hasta lograr una respuesta óptima (ver Contraindicaciones, Interacciones). Insuficiencia renal/hepática:se recomienda tener precaución en aquellos pacientes con insuficiencia renal severa o en los que padecen insuficiencia hepática (ver Dosificacion). Epilepsia:como ocurre con otros agentes antidepresivos, la formulación PAXIL CR debe emplearse con precaución en los pacientes con epilepsia. Convulsiones:la incidencia general de casos de convulsiones es inferior al 0.1% en los pacientes tratados con paroxetina. Se debe suspender la administración del fármaco en cualquier paciente que desarrolle convulsiones. TEC:existe poca experiencia clínica concerniente a la administración concurrente de paroxetina y TEC. Glaucoma:como ocurre con otros ISRS, en raras ocasiones la paroxetina ocasiona midriasis, por lo que debe emplearse con precaución en los pacientes con glaucoma de ángulo estrecho. Hiponatremia:en raras ocasiones se han comunicado casos de hiponatriemia, predominantemente en las personas de edad avanzada. Por lo general, la hiponatremia revierte al suspenderse la administración de paroxetina. Hemorragia:se han comunicado casos de hemorragias en la piel y en las membranas mucosas (que incluyen hemorragia gastrointestinal) después del tratamiento con paroxetina. Por lo tanto, la paroxetina debe emplearse con precaución en los pacientes bajo tratamiento concomitante con fármacos que representan algún aumento en el riesgo de sufrir hemorragias, así como en pacientes con tendencia conocida a presentar hemorragias, o que padecen trastornos predisponentes. Trastornos cardíacos:se deben tomar las precauciones usuales en los pacientes que padecen trastornos cardíacos. Síntomas que se observan al suspender el tratamiento con PAXIL en adultos:en pruebas clínicas realizadas en adultos, los efectos adversos observados al suspender el tratamiento se presentaron en un 30% de los pacientes tratados con PAXIL, en comparación con un 20% de los tratados con placebo. La ocurrencia de los síntomas posteriores a la suspensión no es la misma que cuando el fármaco se vuelve adictivo o produce dependencia, como en el caso de las sustancias que producen toxicomanía. Se han comunicado casos de mareos, trastornos sensitivos (incluyen parestesia, sensaciones de choque eléctrico y acúfenos), trastornos del sueño (incluyen sueños intensos), agitación o ansiedad, náuseas, temblores, confusión, sudoración, cefalea, diarrea. Generalmente estos síntomas son de grado leve a moderado, aunque en algunos pacientes pueden ser de grado severo. De ordinario, se producen dentro de los primeros días posteriores a la suspensión del tratamiento, pero se han producido comunicaciones muy raras de estos síntomas en pacientes que han pasado por alto una dosis de manera inadvertida. Por lo general, estos síntomas se resuelven espontáneamente dentro de un plazo de 2 semanas, aunque en algunos individuos pueden ser más prolongados (2-3 meses o más). Por lo tanto, es aconsejable reducir gradualmente la dosificación de PAXIL cuando se suspenda el tratamiento por un período de varias semanas o meses, de acuerdo a las necesidades del paciente (ver "Suspensión de la Terapia con PAXIL", Dosificación). Síntomas que se observan al suspender el tratamiento con PAXIL en niños y adolescentes:en pruebas clínicas realizadas en niños y adolescentes, los efectos adversos observados al suspender el tratamiento se presentaron en el 32% de los pacientes tratados con PAXIL, en comparación con un 24% de los pacientes tratados con placebo. Los eventos comunicados al suspender el tratamiento con PAXIL, que tuvieron una frecuencia de ocurrencia de cuando menos un 2% de pacientes y que ocurrieron a una tasa de cuando menos el doble que la del placebo, fueron: inestabilidad emocional (que incluyó ideación suicida, intento de suicidio, cambios en el estado de ánimo y llanto), nerviosismo, mareos, náuseas y dolor abdominal (ver Reacciones adversas).

Interacciones.

Como ocurre con otros ISRS, la administración concurrente con fármacos serotoninérgicos (incluyendo IMAO, L-triptófano, triptano, tramadol, linezolid, ISRS, litio y preparados con la hierba de San Juan - Hypericum perforatum) puede conducir a una incidencia de efectos asociados con el 5-HT (síndrome serotoninérgico; ver Contraindicaciones y Advertencias). Cuando estos fármacos se combinan con PAXIL, se debe recomendar tener precaución y se requiere instituir una vigilancia clínica estrecha. En un estudio realizado con una dosis baja y simple de pimozida (2mg), se demostró un aumento en las concentraciones de pimozida al coadministrarse con paroxetina. Aunque se desconoce el mecanismo de esta interacción, se contraindica el uso concomitante de pimozida y PAXIL CR en tabletas, debido al estrecho índice terapéutico de la pimozida y a su conocida capacidad de prolongar el intervalo QT (ver Contraindicaciones). El metabolismo y la farmacocinética de la paroxetina pueden verse afectados por la inducción o inhibición de las enzimas metabolizadoras de fármacos. Cuando la paroxetina se administra concurrentemente con algún inhibidor conocido de las enzimas metabolizadoras de fármacos, debe considerarse la administración de dosis que se encuentren en el límite inferior del intervalo. No se considera necesario realizar algún ajuste inicial en la dosificación al administrar el fármaco de manera concurrente con inductores conocidos de las enzimas metabolizadoras de fármacos (p.ej., carbamazepina, rifampicina, fenobarbital, fenitoína). Cualquier ajuste subsiguiente de la dosificación debe guiarse por el efecto clínico (tolerabilidad y eficacia). La administración concurrente de fosamprenavir/ritonavir con paroxetina disminuye significativamente las concentraciones plasmáticas de paroxetina. Cualquier ajuste de la dosificación debe ser realizado monitoreando el efecto clínico (tolerabilidad y eficacia). La administración diaria de paroxetina aumenta significativamente los niveles plasmáticos de prociclidina. Si se observan efectos anticolinérgicos, debe hacerse una reducción en la dosificación de prociclidina. Carbamazepina, fenitoína, valproato de sodio: la administración concomitante no parece mostrar efecto alguno en el perfil farmacocinético/farmacodinámico en los pacientes epilépticos. Como sucede con otros agentes antidepresivos, incluyendo otros ISRS, la paroxetina inhibe la enzima CYP2D6 del citocromo P-450 hepático. La inhibición de la CYP2D6 puede conducir a un aumento en las concentraciones plasmáticas de los fármacos administrados concurrentemente, que se metabolizan por esta enzima. Entre estos se incluyen ciertos antidepresivos tricíclicos (p.ej. amitriptilina, nortriptilina, imipramina y desipramina), neurolépticos derivados de la fenotiazina (p.ej., perfenazina y tioridazina, ver Contraindicaciones), risperidona, atomoxetina, ciertos antiarrítmicos tipo 1c p.ej., propafenona y flecainida) y metoprolol. Un estudio de interacciones in vivoque incluyó la coadministración de paroxetina y terfenadina, un sustrato del citocromo CYP3A4, bajo condiciones de estado estacionario, no reveló efecto alguno de la paroxetina sobre la farmacocinética de la terfenadina. Un estudio similar de interacciones in vivono reveló efecto alguno de la paroxetina sobre la farmacocinética del alprazolam, ni viceversa. No sería de esperarse que la administración concurrente de paroxetina con terfenadina, alprazolam y otros fármacos que sean sustratos de la CYP3A4, ocasionara algún riesgo. Los estudios clínicos han mostrado que la absorción y la farmacocinética de la paroxetina no se ven afectadas, o sólo se afectan marginalmente (es decir, a un nivel que no justifica cambio alguno en el régimen de dosificación) por: alimentos, antiácidos, digoxina y propanolol. La paroxetina no aumenta el deterioro de las habilidades mentales y psicomotoras ocasionado por el alcohol; no obstante, no es aconsejable el uso concomitante de PAXIL y alcohol.

Presentación.

PAXIL CR 12,5mg Tabletas de liberación controlada x 10 tabletas E.F.34.115. PAXIL CR 25mg Tabletas de liberación controlada x 10 tabletas E.F.34.116.

Nota.

Información para prescripción completa está disponible en la Dirección médica de GlaxoSmithKline, Venezuela.

Medicamentos relacionados

Este es un listado de algunos de los medicamentos, fármacos relacionados con PAXIL CR .

3